“Momentum” para repensar la cultura país y de las organizaciones

por | Jun 21, 2022

Camino para una sociedad decente y civilizada
La inteligencia espiritual como el factor común entre tecnología y humanismo

Como continuación de mi carta anterior, en este momento tan especial de vida respirando el aire de la brisa del mar y practicando el silencio y los espacios de contemplación, reflexiono sobre el país, ya definido el presidente para el periodo 2022-2026, y en lo importante que sería para Colombia construir una sociedad decente y civilizada [1], como la define Margalit, en su libro “la sociedad decente “.

La sociedad decente es para el autor, “aquella donde sus instituciones no humillan a sus integrantes y una sociedad civilizada, aquella donde sus miembros no se humillan, unos a otros”.

Decido entonces, que es pertinente hablar del tema Cultura, palabra quizás algo traqueada, pero relevante para la ocasión, ya que ésta, trasciende a las organizaciones, a sus empleados y a cualquiera de sus individuos. ¡Dolor el que se sintió por un país en confusión, conflicto y conspiración! 

Buscando ser parte de la solución y no ser una simple observadora, con humildad considero que es la inteligencia espiritual lo que debería fomentarse como parte de la cultura. Como individuos, como sociedades y como país debemos avanzar en nivel de conciencia [2] e integrar en nuestro actuar, valores como la empatía, la compasión, la colaboración y el entusiasmo. Cuando estos valores, se ponen en función del propósito mayor para avanzar en el camino del crecimiento exponencial, logramos afianzar la cultura tan deseada por todos y tan necesaria en un país en disrupción por no hablar de “conflicto”. Así mismo creo que es la inteligencia espiritual, el punto de inflexión y de conexión de los dos acápites que preocupan a los CEOs de las compañías: El avance tecnológico y el de su capital humano.

La inteligencia Espiritual no significa ser religioso. Una persona puede ser agnóstico o atea y tener una alta inteligencia espiritual. Como la define la filosofía es “la capacidad de trascendencia, de ir más allá de lo físico y lo social, más allá del cuerpo y de las emociones”. Robert Emmons, [3] psicólogo de la Universidad de California, admite que la inteligencia espiritual, integrada a la racional y la emocional, es necesaria para el liderazgo que trasciende y verdaderamente influye en la transformación individual, según él, se compone de cuatro elementos, a) la capacidad para trascender lo físico y lo material; b) la capacidad para utilizar recursos espirituales para solucionar problemas; c) La capacidad para experimentar estados de conciencia que van más allá del “ego” d) La capacidad de ser inspirado por una visión con unos valores que se integran a la misma.

María Reina Consultores “del Ser para el Hacer” considera, además, que la inteligencia espiritual permite adoptar e integrar, la tecnología y la inteligencia artificial en oportunidades para sus individuos, no en contra o sobre ellos, por ejemplo, con el desarrollo de potencial y competencias, acelerando la agilidad del aprendizaje, la agilidad de innovación y holística [4] de los colaboradores.

Paul Zak [5], aporta a la inteligencia espiritual de las empresas y por ende a la cultura, la conexión entre la empatía y la compasión, valores imprescindibles de una cultura sana y sostenible y la hormona “molécula” oxitocina.[6] La experiencia de la vida me permite asegurar que la generación de oxitocina colectiva ocurre cuando se da lo mejor de nosotros mismos, y colaboramos con amor, sin importar nada a cambio. Dios y el Universo retribuyen exponencialmente estos actos de amor [7].

Danah Zohar e Ian Marshall [8], describen la inteligencia espiritual como aquella que permite afrontar crisis, de una manera armónica con las otras inteligencias; La Biblia, en la carta de los Colosenses, menciona que la inteligencia espiritual es esa capacidad de vivir plenamente en congruencia con la Fe [9] y Buda, habla del Vispassana, o visión real de los hechos.

Mathieu Ricard [10] habla del altruismo como un factor determinante en la calidad de vida, concepto que también trasciende a la cultura. Cuando cultivamos a nivel individual, el espíritu altruista, que se genera con la inteligencia espiritual, ésta se permea a la sociedad y puede” moldearse mutuamente “ [11].

Andrea Marcolongo, [12] si bien no habla de la cultura en forma específica si menciona elementos que son válidos para una cultura que persigue el bienestar de sus colaboradores: El goce de la vida, el disfrute, el entusiasmo, valores que surgen de una alta inteligencia espiritual.

María Reina Consultores “del Ser para el Hacer” define la inteligencia espiritual como aquella que nos aporta valor en los momentos de “sombra” [13] y con la cual logramos visionar el futuro con optimismo y coraje.

Lo interesante de todos estos aportes, es que cualquiera sea la definición para la inteligencia espiritual, es que ésta es fundamental frente a un entorno crítico o de “sombras “.

Igualmente, como compañía y como individuos, María Reina Consultores “del Ser para el Hacer”, confía en que si el país, a través de sus organizaciones y familias, alimenta en sus individuos, la inteligencia espiritual por medio de profesar, encarnar, compartir y catalizar valores espirituales como son la colaboración, la empatía, el entusiasmo el altruismo, lograremos una cultura y sociedad sostenible y lo que es más importante un verdadero sentido de humanidad compartida.

Nuestra esencia de compañía, siendo coaches y consultores de negocios y de vida, nos obliga de manera especial y sublime a trabajar la inteligencia espiritual como parte de nuestra práctica y metodología “del Ser para el Hacer”.

Ese es uno de nuestros aportes a la cultura de las empresas, a través de nuestros juegos y prácticas de vanguardia de la psicología, neurociencia y tecnología, cocreamos con las organizaciones, la gestión del pensamiento, de las emociones, la curiosidad, del bien-estar y por supuesto de la inteligencia espiritual de sus colaboradores.

Con cariño,

María
“Del SER para el HACER”

———————————————————————————-

[1] Libro de AVISHAI MARGALIT, regalo de mi amigo del alma y partner estratégico de Maria Reina Consultores, “del Ser para el Hacer” Enrique Pérez
[2] Niveles de conciencia de Wilbert y de Barret, metodología en la cual MRC está certificado
[3] Robert A. Emmons, Ph.D., is the world’s leading scientific expert on gratitude. He is a professor of psychology at the University of California, Davis, and the founding editor-in-chief of The Journal of Positive Psychology y author of Gratitude
[4] Birkman es la herramienta por excelencia que te ayuda a encontrar caminos de vida
[5] Paul J. Zak is Professor of Economics and Department Chair, as well as the founding Director of the Center for Neuroeconomics Studies at Claremont Graduate University.
[6] Oxitocina
[7] Inspirado en el santo San Juan de la Cruz, a quien leo actualmente y de quien quiero aprender en mi camino de la vida
[8] Texto de Google, wikipedia
[9] Carta a los Colosenses de Pablo de tarso, Capitulo 1
[10] Mathieu Ricard, el hombre más feliz del mundo
[11] Mathieu Ricard,
[12] Andrea Marcolongo, escritora italiana autora del libro los valores para la crisis
[13]  Concepto que adopto de Pablo de Ors

Certificación Birkman
certificación birkman, liderazgo, gamificación, coraje
Medición de Potencial
certificación birkman, liderazgo, gamificación, coraje

1 Comentario

  1. Juan Guillermo Andrade Restrepo

    Excelente escrito, de gran valor intelectual, digna expresión de una mujer de superlativa intelectualidad, rica en conocimientos

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visítenos en:

No puedes copiar información de este sitio