El Renacer de la Nueva Normalidad es todo un desafío de navegación

El Renacer de la Nueva Normalidad
Cuenta la historia que, a principios del siglo XX, exactamente en 1914 salió a bordo del Endurance el capitán explorador, el inglés Ernest Shakleton rumbo a la Antártica con 27 tripulantes. Todos ellos sobrevivieron luego de naufragar, ver a su barco destrozado por el hielo, pasar hambre, sentirse abandonados como tripulación en medio del helado mar de Weddell y vivir escalofriantes heladas por casi 2 años, poniendo al límite su capacidad humana.
“Fueron rescatados, Octubre de 1916, por el rompehielos Yelcho, de la Armada de Chile 1, quien los llevó a Punta Arenas, en la Patagonia chilena, terminando esta aventura con un buen final lo que pudo haber sido una tragedia”
“Años antes, en el otro Polo, en el Ártico, aconteció una historia diametralmente opuesta, donde” 129 exploradores murieron en el Ártico, la llamada expedición Franklin, tras quedarse atrapados en el hielo.
Estos dos sucesos nos inspiran el momento actual, para entender por qué algunos logran sus objetivos y otros no, frente a situaciones adversas y desafiantes. Si bien no podemos decir que las condiciones actuales, en especial de la economía son tan extremas a las de las expediciones de los Polos, si estamos al frente de una situación donde para re tomar el curso económico, se requiere del esfuerzo conjunto y de una serie de acciones que rompan hielos para navegar con asertividad y recuperar el entorno. Las organizaciones están afectadas, no sólo por una demanda baja e incierta, sino porque sus equipos de trabajo están desmotivados inconscientemente por la falta de contacto, el distanciamiento, un difuso rumbo y la lentitud común en la toma de decisiones.
Hablaré de la aventura del Endurance, positiva en su resultado, considerada, al tratarse de la supervivencia de 27 hombres en las condiciones más difíciles por 2 años, como un ejemplo de liderazgo, que ahora precisamente vale traer a colación, para aprender y seguir el ejemplo de algunas actitudes de Shakleton2. No en vano se pusieron a prueba todas las capacidades de un hombre que debió mantener la moral de sus tripulantes, gestionar la ansiedad y el temor, promover la actitud de colaboración y estimular la confianza entre ellos mismos y con su líder.
 “Nunca pierda de vista la última meta, sin embargo, concentre su energía en el objetivo presente
 Dar ejemplo de conductas coherentes a pesar de las peores circunstancias
 Inspirar optimismo y auto-confianza sin desvincularse de la realidad
 Mantener el coraje y dejar el complejo de culpa
 Reforzar constantemente el mensaje de Grupo
 Minimizar las diferencias de estatus e insistir en la cortesía y respecto
 Domine el conflicto, sin enfado e impida luchas de poder
 Encuentre algo que celebrar y algún motivo con el que reír
 Nunca darse por vencido
 Tomar riesgos” 3
Resalto unas de ellas, las cuales son simples para seguir y no implican un método científico o ciencia alguna para poner en práctica: Cultivar en primer lugar el optimismo de la organización con la claridad de la ruta a seguir y la seguridad psicológica, traer siempre a flote el propósito de transformación de la compañía y su razón de existir como el motor que nos invita a levantarnos cada mañana para dejar huella y promover la cultura del logro y el trabajo colaborativo, a través de la competencia sana entre los colaboradores y generando espacios de una actividad virtual gamificada que movilicen la estrategia y motiven a los equipos a navegar en olas fuertes y heladas.
 
Con cariño,
María

1. La revista «Sucesos» documentó el momento en octubre de 1916.

2. Libro de las 10 lecciones de liderazgo de Perkins

3. Tomado del libro de Perkins, 10 lecciones de liderazgo

CONTACTO