El Ser “Kairos“, Ser Uno mismo, Ser quien es

por | Abr 22, 2019

Para poder vivir la vida disfrutando de cada instante, debemos apagar el radio interior
– dice Tich Naht Hanh, monje zen vietnamita.

La atención a nuestras reacciones, a la relación con la alteridad y a nuestra forma inconsciente de actuar, es la propuesta alternativa a la vida en medio de la turbulencia del mundo en cualquiera de sus aristas: Social, económica, espiritual y ambiental.

El subconsciente nos domina y nos hace victimas de nuestras emociones, creencias y percepciones, positivas o negativas, depende de cada ser y de su forma de ver y sentir al mundo, al entorno, a los demás, si somos optimistas o pesimistas.

El optimista por naturaleza lo abruman las expectativas; al pesimista, sus miedos.
Pensar en el pasado es recordar; el futuro invita a la ansiedad.
La única verdad es el presente, es el instante, es el lugar donde nuestro SER se conecta, es su esencia, es auténtico.

La serenidad que acompaña a la respiración profunda y a la conexión con la Divinidad, en la meditación contemplativa, es la receta para dominar a ese león que existe pero que no es real. Ese león es la imagen del pasado y del futuro, bien diferente quizás al presente.

Cuando damos espacios a esos instantes y nuestra atención está en su máxima expresión, el resultado es una infinita bondad y un sentimiento de gratitud por ser seres únicos en el Universo, cualquiera que sea nuestra realidad.

Esta acción de la atención, que ha dado tanto para hablar en oriente, y en occidente con diversos nombres y adjetivos desde “el aquí y el ahora”, el mindfulness, la meditación, no es otra cosa que el silencio para actuar, es el pensar antes de actuar, es la reflexión a la acción.  El silencio se convierte en el vehículo para comprender quiénes somos y la razón de nuestra existencia, tan necesario   para trabajar los miedos, las angustias, las ansiedades y lo más importante las expectativas, causa directa de nuestro estado de ánimo y bien- estar. Incorrectamente algunos lo llaman felicidad.

Es el “Kairos”, definido por los antiguos griegos como el estado correcto, y el momento consciente para actuar. Es la conciencia en su máxima expresión y que necesita el SER para tomar la rienda de la vida y no permitir que el subconsciente sea el dueño de la mente y de la conciencia.

Ya hay autores que hablan del Kairos Zen, yo hablo del KAIROS-SER, o del Ser – Kairos, aunque disfruto, aprendo y comparto mucho la filosofía ZEN.

Sin importar su nombre o la corriente que sigamos, la reflexión es la práctica del silencio y la búsqueda de la autenticidad, el ser uno mismo para estar bien, pare el BIEN-ESTAR, para actuar conscientemente y en coherencia con nuestro propósito de vida.

Para innovar, para crear, para lograr ser la mejor versión de Nosotros mismos, necesitamos esa práctica silenciosa y meditativa que trasciende y nos conecta con la vida misma, con la Divinidad, con la naturaleza, con nuestra mente y corazón.

Sólo en este estado Kairos, de contemplación y de dialogó con uno mismo y con Dios, ejercemos el desapego y alcanzamos ese nivel de libertad productos de ser auténticos. Es allí donde empieza la transformación real de uno mismo y considero es la vivencia fundamental del “Del SER para el HACER”.

Maria Reina
“Del SER para el HACER”
Certificación Birkman
certificación birkman, liderazgo, gamificación, coraje
Medición de Potencial
certificación birkman, liderazgo, gamificación, coraje

0 comentarios

Visítenos en:

No puedes copiar información de este sitio