Articulo De Avianca en revista: AÑO NUEVO HÁBITOS LABORALES NUEVOS


Una persona gasta más o menos 92 mil horas de su vida trabajando. Es apenas lógico que alcanzar nuevos y mejores hábitos sea decisivo en la calidad de vida de una persona. Estos son algunos de los propósitos laborales que deberías tener en mente para 2018.
 
1. ADIÓS A LA PROCRASTINACIÓN

Uno de los investigadores más destacados frente al tiempo que se pierde en horarios laborales ha sido el doctor Tim Pychyl, director del Centro de Iniciativas Educativas de la Universidad de Carleton, quien asegura que un individuo evita realizar una tarea porque la pueden encontrar aburrida, difícil, ambigua, frustrante, carente de una recompensa, poco estructurada o desmotivante. La solución está en atacar los detonantes reduciendo el tiempo que se dedica a esa actividad, ubicándola como prioridad en el día, analizando el costo real de posponerla y limitando el uso de celulares o la revisión del correo hasta cumplirla.

2. LIDERA CON UN SALARIO EMOCIONAL

Para María Reina, coach y consultora, el año 2018 representa un punto de quiebre para las compañías. Sin el capital humano, principal potencial de una empresa, no hay innovación, creatividad ni mucho menos productividad. La gran conclusión: hay que cuidar al personal para que los resultados sean positivos. ¿Cómo? A través de los llamados salarios emocionales, es decir: horarios flexibles, home office, días compensatorios, subsidio para los estudios y otras estrategias para potenciar habilidades.

3. SÉ MÁS INTELIGENTE, EMOCIONALMENTE

Daniel Goleman, gurú de la inteligencia emocional empresarial, lo explica muy bien: “Las normas que gobiernan el mundo laboral están cambiando. En la actualidad no solo se nos juzga por lo más o menos inteligentes que podamos ser ni por nuestra formación o experiencia, sino también por el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos o con los demás”. En este sentido, el autocontrol, el optimismo, la empatía, la iniciativa, la capacidad de adaptarse a los cambios, la resiliencia, el compromiso y el positivismo son competencias personales fundamentales del entorno actual.

4. ABSTENTE DE LA ‘REUNIONITIS’

Según un estudio publicado por la Universidad de Carolina del Norte, un ejecutivo ‘desperdicia’ semanalmente alrededor de 23 horas de su tiempo en reuniones. Para evitar este mal que aqueja a muchas empresas, se pueden poner en práctica algunos consejos fáciles, sobre todo para reducir la duración de los encuentros, como llevar una lista clara de objetivos y responsables de cada tarea, no invitar a personas que no están totalmente involucradas en el tema en cuestión y prohibir el uso de celulares, para que no haya mayores distracciones.

5. PRACTICA EL MINDFULNESS

De acuerdo con un estudio publicado por el Journal of Applied Psychology, practicar el arte del mindfulness —es decir, el ejercicio de tener conciencia plena del momento presente— puede ayudar a reducir el estrés, a enfocarse y a combatir la fatiga mental en el trabajo. Para practicarlo, basta con tomar unos cuantos minutos diarios de descanso mental, recitando algún mantra o escuchando música relajante.

6. TRABAJA ¿JUGANDO?

“Cuando la gente se siente cada día más estresada, los teléfonos no paran de sonar, hay menos tiempo para desarrollar las tareas y no es fácil concentrarse, hay un nuevo método que resulta práctico a la hora de incrementar la productividad en las compañías y es la gamificación”, explica Reina. Gamificación —del inglés game— significa la creación de espacios de juego en el trabajo, de tal forma que la construcción de ideas, la creatividad y los buenos resultados conlleven a los colaboradores a ser los ganadores del juego.

7. UN ‘PASO’ A LA VEZ

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Columbia, publicado en el libro The End of Competitive Advantage, los empleados y, por ende, sus empresas, tienen mejores resultados cuando solo planean alcanzar una cuarta parte de los objetivos que inicialmente tenían en mente. Las razones son evidentes: por un lado, esto permite que cada empleado se enfoque en menos tareas y pueda desarrollarlas a cabalidad. Por el otro, también da espacio para modificaciones sobre la marcha. Dicho de otro modo, sea para tu propio desarrollo laboral o para el de tu empresa, es más valiosa la calidad de la ejecución de cada propósito que la cantidad.

8. DESCONÉCTATE

¿Sabías que desde el 1 de enero de 2017, en Francia se empezó a aplicar una ley que protege a los empleados para que no contesten mails, llamadas y mensajes de texto después del horario de oficina? La noticia fue controversial y le dio la vuelta al mundo, pero independientemente de ello, los franceses tienen una cosa clara: es importante desconectarse del trabajo porque esto evita el síndrome de burnout —es decir, el cansancio excesivo y el estrés prolongado a causa del trabajo—. Un empleado exhausto no podrá ser creativo ni productivo. Mucha gente, inclusive, opta por incluir una alarma en su calendario para recordar que llegó el momento de detener toda actividad laboral.

 

Texto: Catalina Sánchez Montoya

Asesoría: María Reina, coach y consultora en gestión organizacional; MBA en transformación y construcción de equipos y de cultura; Gerente de MR Consultores.

“AÑO NUEVO HÁBITOS LABORALES NUEVOS” Artículo de La revista Avianca en revista.
Enlace a la publicación…

CONTACTO