LA PROSPERIDAD

por | Nov 15, 2017

LA PROSPERIDAD, Un deseo de Dios y de todos los hombres

“La palabra prosperidad es de origen latino, en donde “prosperĭtas”, o “prosperātis”, una forma verbal de “prospěrus” significa salir bien, ser feliz”

También quiere decir” ayuda sobre la marcha “ para lograr satisfacción, bIenestar.

Todos los seres humanos queremos prosperidad , ese estado progresivo de mejoramiento continúo , de logro, de bienestar .

La prosperidad hace referencia entonces a ese estado de la vida  que anhelamos   todos los seres humanos: de crecimiento, de mejoramiento, de bienestar . Todo lo que se requiera para el logro de lo que se quiere en la vida.

Sin embargo alcanzar ese momento “sumum” es muy difícil . Debe darse esa conexión espíritu – cuerpo – corazón y mente  para sentir ese “NIRVANA”

Los filósofos y psicólogos de siempre han investigado su curso , sin dar una formula que sea fácil estructurar.

La prosperidad para mi, es ese estado de crecimiento continúo alineado con Dios y a su propósito con nuestra existencia  en la tierra .

Es necesario una actitud hacia la vida muy asertiva y perseverante  en busca de ese fin .  Es una experiencia y un sentir más espiritual que corporal . Sentimos prosperidad no por lo que tenemos , sino por lo feliz que nos sentimos cuando logramos algo , en general algo no material .

Caminar hacia la prosperidad significa vivir con propósito , significa no vacilar en la búsqueda de Dios  y en el encuentro con EL . Significa no dejarse tentar, ni alterar por lo que no tiene,  o por lo que nada tiene que ver con ese propósito mayor , de hacer mella en los demás , de dejar huella . De apoyar de servir.

Aun en crisis financiera se puede sentir prosperidad . La prosperidad  es interior y es un estado de éxtasis, de satisfacción.

Se da y sucede cuando caminamos con una  visión al frente y en coherencia  con nuestro  ser, con nuestro interior, con lo que Dios  quiere de nosotros en la tierra  y por ello  , nos hace únicos, llenos de fortalezas y virtudes, las cuales  a veces despreciamos.  Se da cuando servimos , se recoge en el servicio. Entre más sueltas, más recoges, entre más piensas en otros, Dios se encarga de ti.

De igual forma debemos permitirnos recibir y recibimos tanto de Dios y de la vida! Y se nos olvida agradecer. Qué difícil es dejar de ser narciso y egocentrico. Qué díifícil es agradecer!

Allí está la prosperidad, en  el agradecimiento, en el servicio, en el silencio interior, en  el  camino del propósito  mayor  y la coherencia.

 

Certificación Birkman
certificación birkman, liderazgo, gamificación, coraje
Medición de Potencial
certificación birkman, liderazgo, gamificación, coraje

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visítenos en:

No puedes copiar información de este sitio