La vía de la luz como camino hacia la resiliencia de las organizaciones

por | May 31, 2022

Cada una de las personas tiene la luz de Dios en su interiorJuana de Arco

Mi inspiración en la semana es el momento presente el cual describo como una bendición o como una luz que alumbra mi vida por razones especiales de mi visión de este mundo y de propósito de vida, los cuales trato de definir con una sola palabra “el Nirvana de Ser” [1].

En un momento difícil de mi vida o dicho de manera más positiva uno de esos momentos de sombras, y donde los sentimientos de ansiedad y algo de tristeza afloraban en mi vida, tuve la oportunidad de encontrar por una amiga, [2] al escritor y sacerdote Pablo de Ors [3]. En esa oportunidad me devoré su libro, Biografía del silencio e inicié ese camino para entenderme un poco más, comprender el entorno y todos sus individuos y lo más importante, para apreciar la vida como se presenta, para disfrutar cada instante de la existencia, el sol y la lluvia, la noche y el día, y las oportunidades como las crisis.

Empecé a seguir a Pablo, a meditar con más frecuencia, a hablar con Dios de una manera más seguida, a amar más intensamente, a perdonar y olvidar, a ser feliz con lo que se presente, con cada intercambio personal, con una flor, con un delicioso chocolate y a respirar conscientemente, apreciando el flujo del aire, el olor de la naturaleza y la postura erguida [4]. Hoy en la Feria del Libro de Madrid estoy con ÉL.

En el entorno del país actual, de lo que hemos vivido en Colombia, en estos 2 años, con protestas, marchas y egos tan marcados de varios, y de un egoísmo sin límite, pero preocupante en un momento en que el mundo reclama la colaboración como parte de la sostenibilidad, a pesar de un buen registro económico del 1Q del año, con tanta marcha y protesta, superada la primera ronda de elecciones, es importante evocar el silencio, contribuir al menos a calmar los ánimos que derivan de los temas económicos y principalmente sociales del país, [5] e impulsar el cambio cultural y exponencial que se requiere para la abundancia colectiva, para llegar a ser un país, donde se fomenta libremente la generación de capital [6], la propiedad privada y la generación natural de empleo no por autocracia o por un mal llamado “socialismo “.

Pablo de Ors, como otros tomaron la decisión de alejarse por un tiempo del mundanal ruido, de vivir de manera más simple, de abrazar las restricciones con valor, de limpiar el alma y el corazón, de practicar los momentos de silencio y de contemplación [7] para actuar de una manera más amable a la vida, a nuestros encuentros diarios con otros, a dar lo máximo en el entorno laboral y personal y en particular a ser consciente de que vinimos a esta vida a servir, a colaborar, a trabajar por la sociedad y aportar de una manera sincera y honesta, el talento que nos distingue, a generar valor en cada encuentro y actuación frente la circunstancias.

Henry David Thoreau se mudó a una pequeña casa en la laguna de Walden, con la idea de vivir dos años de vida sencilla. Con lo que él no contó fue que su decisión, dictaminó su encuentro con la trascendencia, donde la propia naturaleza se unió a su existencia y le recordó que él estaba en todo y hacía parte del todo también, mostrándole un conocimiento infinito del que se nutrió y que luego transmitió en su maravilloso libro Walden.

Lo realmente interesante de esta historia de vida, fue que Thoreau vivió esa experiencia sin acudir a textos sagrados, ideas dogmáticas o religión alguna. En esencia y sin pretenderlo, su camino fue el encuentro con lo místico, que en definitiva es un estado de armonía. Lo que no entendió Thoreau es que, para ese momento, su mirada estaba ya irrefrenablemente puesta en lo sagrado porque todo su ser adoptó la contemplación como modo de vida.

La contemplación que es la mediación del alma propicia el entendimiento de la existencia, del ser en conexión con lo divino, para lograr comprender que somos parte de la creación universal con un fin en la tierra que tiene que ver con ese don que nos hace únicos.

Solo nuestra relación con nuestra interior, con nuestro entendimiento de lo que somos, de lo que manera simple podríamos compartir para una mejor sociedad lograremos una vida más justa y honesta, ser más agiles en el aprendizaje tan necesario para crecer, generar empleo, y lograr finalmente la abundancia colectiva.

Con la contemplación se busca la trascendencia, se descubre el valor fundamental de ir más allá, de dejar huella, pero también de ser y estar en un presente eterno, con la capacidad de asombrarse cada día con cada experiencia de vida y con la plenitud de lo que somos.

Santo Tomás, decía que en la contemplación se recibe o se experimenta de algún modo a Dios. Ricardo de San Vítor hablaba de que la contemplación es un acto del espíritu que penetra libremente en las maravillas que el Señor ha esparcido en los mundos visibles e invisibles y que permanece suspendido en la admiración. Para Pablo de Ors es el encuentro con Dios, el huésped del alma. Yo me uno a las palabras de Pablo. En realidad, la finalidad de la contemplación es experimentar la manifestación de Dios y su universo en nuestra realidad, o mejor, percibir cómo Dios nos experimenta y habla, en particular cuando meditamos en su palabra.

Pero más allá de ello, con la contemplación trabajamos el espíritu para que, con la iluminación, soltemos la tensión, el miedo, y con el perdón, logremos un estado profundo de amor, para ser la mejor versión de nosotros mismos. Junto a Thoreau entendemos que la contemplación tiene una sola causa, volver una experiencia, el encuentro entre lo infinito y lo transitorio, como el camino de vivir en coherencia con nuestro propósito de vida y la misión que Dios nos entrega. Con la contemplación encontramos la voz de Dios.

Thoreau vivió dios años en contemplación, y reconoció su existencia en cada gota de agua, en una hoja, en cada insecto, en cada despuntar del día, y como ninguno, conoció lo que era trascender.

Nuestra invitación en María Reina Consultores “del Ser para el Hacer“ es invitarlos a nuestros “boot camps“ donde los apoyaremos en esos encuentros con su ser y con su esencia y donde la contemplación, la expresión del alma y el camino de luz, tendrán un impacto exponencial en los resultados del trabajo y en particular en apreciar la felicidad no como resultado de acciones externas, que ayudan, sino en ese viaje a la profundidad del océano azul que todos tenemos para capotear las crisis, y en particular para construir de manera colaborativa en una mejor empresa, en sociedades sostenibles y en un mejor país, resultado que repercute en los individuos.

Con cariño,

María,

PD: MRC » del Ser para el Hacer» traerá con la ayuda de ustedes a Pablo D’Ors en el 1 semestre del 2023 DM.

[1] Nirvana ese estado de plenitud, y de aceptar el sufrimiento (dukkha)
Nirvana es una palabra del sánscrito que hace referencia a un estado que puede alcanzarse a través de la meditación y la iluminación espiritual, y que consiste en la liberación de los deseos, el sufrimiento, la conciencia individual y el ciclo de reencarnaciones.
[2] Sandra Reyes, compañera de EMAUS, amiga del alma
[3] Pablo de Ors, sacerdote, escritor, mentor espiritual y autor de un libro muy especial: Biografía de la luz.
[4] Ayer como una bendición tuve la oportunidad de hablar con Él en la feria del libro en Madrid.
[5] Reflexiones para apoyar al país en este momento que toma decisiones importantes como la elección de su presidente
[6] Los empresarios de Colombia en momento de elecciones
[7] Contemplar, como dice Pablo , es conectar con el centro, es observar

Certificación Birkman
certificación birkman, liderazgo, gamificación, coraje
Medición de Potencial
certificación birkman, liderazgo, gamificación, coraje

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visítenos en:

No puedes copiar información de este sitio