EL poder de la GAMIFICACIÓN en el Cerebro

No  hay duda que el desempeño, la productividad y el compromiso de los empleados son Variables  críticas de  las Empresas . Sin embargo, una encuesta de Gallup muestra que a nivel mundial, sólo el 13% de los trabajadores están comprometidos. Los bajos niveles de participación de los empleados en los lugares de trabajo de todo el mundo muestran  la necesidad de explorar formas de  conectar a los empleados.

En una era caracterizada por la tecnología y por el poder de los MILENIANs en las Organizaciones, la GAMIFICACIÓN en los procesos del Negocio, se convierte en una opción . De hecho, cada vez más empresas están recibiendo en la acción de juego – El 32% del mercado de juegos de $ 242 millones se gastó en juegos empresariales en 2012.

La Gamificación empresarial no es sólo diversión y juegos. Hay una ciencia detrás de ello : Los juegos  generan «DOPAMINA«, sustancia química que nos hace sentir bien, sensación que nos motiva a seguir en el juego, a ganar  puntos, a recibir premios.

La relación riesgo-recompensa inherente a los juegos  genera un estado  de éxtasis  y nos mantiene atentos para  llegar a la meta. Curiosamente, el mayor aumento en la dopamina no ocurre cuando realmente recibimos una recompensa, sino cuando esperamos cuando estamos en su búsqueda.


La dopamina que genera una actividad lúdica.  mejora la codificación de la memoria y recordar, por lo que es un elemento necesario para el aprendizaje.

La combinación visual, auditiva y táctil de sonidos, voces, música e interacción física con un juego activa múltiples regiones del cerebro. Más activación neuronal significa más estimulación mental, más compromiso y, en última instancia, más aprendizaje.


Los juegos son unos simuladores de Negocios. Los errores cometidos pueden ser fácilmente rectificados, y podemos reiniciar fácilmente el juego y continuar ilesos. Como tal, los juegos nos permiten tomar más y mayores riesgos, generando más innovación y ayudándonos a generar alternativas creativas.

Los juegos son eficaces porque crean un ambiente que sustenta cinco factores que impactan el comportamiento humano:

Colaboración – la necesidad de conectarse y relacionarse con otros Estado: la necesidad de competir, desafiar y reconocimiento.
Novedad – ganar y mantener nuestra atención en un mundo rico en estimulantes.
Certeza – entender las reglas del juego y las recompensas, así como recibir comentarios continuos y en tiempo real.
Equidad – la necesidad de puntos de referencia equitativos y retroalimentación objetiva que evite las percepciones de injusticia o parcialidad.

La gamificación tiene un potencial real para transformar algunos de los procesos establecidos de HR.

 

Artículo tomado de FORBES Magazine  (Sylvia Vorhauser- Smith)  interpretado y  traducido por Maria Reina.
CONTACTO